Colposcopia

Lesiones benignas y premalignas.

La colposcopia junto con el láser es un procedimiento eficaz para el diagnóstico y tratar las patologías que tienen su asiento en vagina y cuello como el cáncer cervical y los condilomas acuminados o herpes genital.

Literalmente, colposcopia significa "mirar dentro de la vagina" (colpo significa vagina, scopia significa mirar). Este procedimiento permite efectuar con mayor exactitud y seguridad la prueba de Papanicolaou (o frotis) que se usa para evaluar los cambios en el cervix, algunos de los cuales podrían ser de tipo canceroso. Además, permite el registro fotográfico de la lesión examinada.

Esta prueba se hace a menudo durante un examen ginecológico anual. Las células obtenidas del cervix se examinan con un microscopio, buscando cualquier anormalidad. Los resultados de la prueba pueden indicar la presencia de células precancerosas. Resultados anormales no siempre indican cambios precancerosos. Las pacientes que presentan algún grado de anormalidad requieren un nuevo examen durante el cual de confirmarse la detección de células precancerosas, pueden ser tratadas con éxito gracias a un diagnóstico precoz.

Durante la exploración, el láser es adaptado al colposcopio, lo que permite visualizar en óptimas condiciones la zona afectada y proceder a vaporizar si el tipo de lesión es benigna, o por el contrario cortar para biopsia y coagular la lesión (conización).

Ventajas de la vaporización con láser de las lesiones del cuello uterino

  • La paciente no sufre molestias
  • No necesita analgesia o anestesia.
  • Ausencia de adherencias.
  • Se realiza de forma ambulatoria.
  • Escasa tasa de complicaciones y secuelas post-tratamiento.
  • Cicatrización rápida con nueva unión escamo columnar visible al colposcopio.
  • Sin efecto sobre la fertilidad y competencia cervical.
  • Bajo índice de recidivas.
  • Identificación precoz de enfermedad persistente.
  • Posibilidad de nuevo tratamiento ambulatorio cuando sea requerido
 
Ponme Alt y  Title
Buscar Buscar